InicioReligiónDos sacerdotes asesinados por odio a la fe en Albania serán beatos

Dos sacerdotes asesinados por odio a la fe en Albania serán beatos

-

Comunicado de www.vaticannews.va — cq5dam.thumbnail.cropped.750.422 Dos sacerdotes asesinados por odio a la fe en Albania serán beatos

Durante la audiencia concedida esta mañana al cardenal Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, el Papa autorizó la promulgación de los decretos sobre el martirio de los padres Luigi Palić, de la Orden de los Frailes Menores, y Gjon Gazulli, y los relativos a las virtudes heroicas de tres religiosos y una laica pertenecientes a un instituto secular

Tiziana Campisi – Ciudad del Vaticano

Dos sacerdotes asesinados por odio a la fe en Albania en el siglo pasado serán beatificados: El padre Luigi Palić, de la Orden de los Frailes Menores, detenido, golpeado, torturado y luego asesinado por soldados montenegrinos por oponerse a los abusos perpetrados contra la población y a la campaña de conversiones forzadas a la ortodoxia a la que fueron obligados católicos y musulmanes montenegrinos. Y el padre Gjon Gazulli, sacerdote diocesano, condenado sobre la base de falsas acusaciones y ahorcado porque el gobierno consideraba que su actividad era un obstáculo para la realización del plan de unidad de la población, a la que quería, con fines políticos, liberar de toda pertenencia confesional.

Durante la audiencia concedida esta mañana al cardenal Marcello Semeraro, prefecto del Dicasterio para las Causas de los Santos, el Papa Francisco autorizó la promulgación de los decretos de reconocimiento de su martirio y los relativos a las virtudes heroicas de cuatro siervos de Dios:

Isaia Columbro, fraile menor; María Costanza Zauli, fundadora de las Siervas adoratrices del Santísimo Sacramento; Ascensión Sacramento Sánchez Sánchez, del Instituto Secular Cruzada Evangélica; Vincenza Guilarte Alonso, religiosa de la Congregación de las Hijas de Jesús. A partir de hoy son Venerables.

Un religioso fiel a su misión

Louis Palić, nació en Janjevo, Kosovo, el 20 de febrero de 1877. Creció en un ambiente muy religioso, hasta el punto de que dos de sus hermanos también optaron por consagrarse a Dios. Pidió ser admitido en la Orden de los Hermanos Menores en Cortemaggiore, Italia, y fue ordenado sacerdote en 1901.

Enviado a desempeñar su ministerio en la misión albanesa, en 1907 fue nombrado rector del monasterio franciscano de Gjakova y, en 1912, pasó a ser colaborador en la parroquia de Peje, territorio que, tras la Primera Guerra Balcánica, había sido ocupado por los montenegrinos, aliados de los serbios, que lanzaron una política muy represiva contra la población albanesa, obligando a católicos y musulmanes a conversiones forzosas a la ortodoxia.

El padre Palić defiende a ambos y les insta a permanecer fieles a sus creencias. Consciente de los peligros que corre, permanece en su puesto y sigue ejerciendo su ministerio por lealtad a su misión. Las autoridades montenegrinas ordenan su detención el 4 de marzo de 1913. Llevado a prisión, el fraile menor fue golpeado y torturado y el 7 de marzo, antes incluso de su juicio, despojado de su hábito religioso, los soldados le dieron muerte.

Un sacerdote valiente

Gjon Gazulli procede de un pequeño pueblo cercano a Shkodra, Dajç de Zadrima, Albania. Nacido el 26 de marzo de 1893, se hizo sacerdote en 1919. Párroco en Gjader, en Qelez di Puka y en Koman, en todas partes consiguió hacerse querer por la población ofreciendo ayuda y aliento. Creó una escuela parroquial para la enseñanza de la religión católica, pero el gobierno lo mantuvo bajo control por supuestamente obstaculizar la educación común de musulmanes y cristianos.

Repudiado por las autoridades políticas por la fuerte influencia que ejercía sobre la población local y los demás párrocos en el plano moral y religioso, mientras muchos sacerdotes abandonaban Albania, sometidos al régimen instaurado por el Presidente de la República Ahmet Zogu, el padre Gazulli permaneció entre su pueblo. Detenido el 28 de diciembre de 1926 y sometido a un juicio farsa, fue condenado sobre la base de falsas acusaciones y ahorcado en la plaza de Shkodra el 5 de marzo de 1927.

Tras las huellas de San Pío de Pieterelcina

Procedente de una familia de agricultores y de un ambiente sereno y muy religioso, Isaia Columbro, nacido Nicola Antonio Maria el 11 de febrero de 1908 en Foglianise, Italia. Ingresó en la Orden de los Hermanos Menores, fue ordenado sacerdote el 25 de julio de 1931 y desempeñó diversos cargos. Conoció personalmente a San Pío de Pietrelcina y siguió sus consejos y su ejemplo. Persona humilde, se distinguió por la acogida que dispensaba a quienes acudían a él en busca de ayuda, refrigerio y consuelo espiritual y material.

Filas de fieles buscan conocerlo, hablar con él, pedirle oraciones y bendiciones. Estimado y querido por su incansable práctica del sacramento de la penitencia, es particularmente cerca de la población de Irpinia afectada por el devastador terremoto de 1980. Con la edad llegaron los problemas de salud que, habiéndose agravado, no le hicieron autónomo ni siquiera en la administración de los sacramentos. Falleció el 23 de julio de 2004.

Llamado el «hermano de la hospitalidad», su fama de santidad se extendió más ampliamente tras su muerte. El centro de toda su jornada era la Eucaristía, de la que sacaba fuerzas para afrontar las dificultades cotidianas y hacerse cercano a los demás. Vivió con pasión el espíritu de pobreza de San Francisco y se desvivió por los más necesitados.

Una vida dedicada a la oración

El 17 de abril de 1886 nació en Faenza (Italia) María Costanza Zauli, que a los 19 años ingresó en la Congregación de las Ancelas del Sagrado Corazón de Bolonia. Enviada durante la Primera Guerra Mundial como enfermera al hospital militar de Bolonia, en 1916 comenzó para ella un largo período de frecuentes achaques que la llevaron a estar postrada en cama durante muchos años a partir de 1923.

Fue precisamente en este período cuando maduró su intención de fundar una nueva comunidad religiosa contemplativa, dedicada a la adoración continua del Santísimo Sacramento, con el fin de orar por la conversión del mundo, por las vocaciones sacerdotales y religiosas y por la unidad de la Iglesia.

Obtenidas las autorizaciones necesarias, sor Costanza se recuperó de su lecho el 3 de agosto de 1933, día de la inauguración del primer monasterio. La Congregación de las Adoratrices del Santísimo Sacramento fue erigida canónicamente en 1935 y muchas jóvenes ingresaron en ella. Sor Costanza pasó el resto de su vida en el convento de Bolonia, donde murió el 28 de abril de 1954.

Una mujer al lado de las mujeres

Séptima de diez hermanos, Ascensión Sacramento Sánchez Sánchez nació el 15 de junio de 1911 en Sonseca (España), en el seno de una familia acomodada y muy religiosa. Su vida cambió hacia los dieciocho años, tras leer la vida de Santa Teresa del Niño Jesús, cuyo ejemplo la llevó a esforzarse por llevar a cabo una labor evangelizadora, sobre todo implicándose en la Acción Católica. Más tarde conoció en Santander al padre Doroteo Hernández Vera, quien, ante la propagación del odio religioso, fundó el 8 de diciembre de 1937 una Obra religiosa llamada Cruzada evangélica.

Ascensión trabajó junto al sacerdote en el apostolado realizado en las cárceles, continuando con la difusión del carisma de la Cruzada evangélica. Más tarde le pidieron que colaborara en la gestión de una casa en Madrid que acogería durante un año a mujeres liberadas de la cárcel que lo necesitaran, por lo que se convirtió en su directora y acogió a cientos de mujeres de distintas procedencias sociales, culturales y políticas. En 1946, Ascensión enfermó de fiebre tifoidea y, tras emitir los votos perpetuos, falleció en Madrid el 18 de agosto a los 35 años.

El carácter heroico de las virtudes se reconoce en ese «apostolado del perdón» practicado en particular en la acogida generosa y el servicio prestado a las mujeres necesitadas, en la dirección prudente, sabia y sensata de la obra que le fue confiada, y en su resistencia con paciencia cristiana a la enfermedad que la llevó a la muerte.

La “santa de la escuela” de Leopoldina

Vincenza Guilarte Alonso también era española. Nacida el 21 de enero de 1879 en Rojas de Bureba, ingresó en el convento de las Hijas de Jesús de Burgos, congregación recién fundada en Salamanca por Cándida María de Jesús y dedicada principalmente a la educación de la juventud. Hecha la profesión religiosa en 1909, fue enviada, junto con cinco hermanas, a Brasil para fundar una comunidad. Destinada a establecerse en Pirenópolis, un lugar incómodo en la selva, fue bien recibida por la comunidad local, a la que se dedicó con amor, dando clases en la escuela pública.

En 1927, partió para Leopoldina, en el estado de Minas Gerais, donde, a pesar de haber desempeñado el papel de vice-superiora, le fue confiada la función de portera y sacristana, que aceptó con humildad, sin protestar ni manifestar pesar y sorprendiendo, por esto, a muchas hermanas. En este papel, Vicenta se hizo querer por las diferentes visitas, a las que acogía con serenidad y disponibilidad.

Así pasó el resto de su vida hasta su muerte, el 6 de julio de 1960, tras una caída que le provocó la rotura del fémur. Ya en vida, algunos fieles atribuían a sus oraciones la solución de muchos de sus problemas, y cuando la noticia de su muerte llegó a todo el pueblo de Leopoldina, hubo una gran efusión de condolencias por ella, que era considerada la Smo del colegio.

Se publicó primero como Dos sacerdotes asesinados por odio a la fe en Albania serán beatos

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección