InicioMundoEuropaNacer en una zona de guerra: hacer frente a los continuos ataques...

Nacer en una zona de guerra: hacer frente a los continuos ataques en Ucrania

-


La pareja había acudido al hospital de maternidad número 5 de la ciudad portuaria de Odesa, en el sur de Ucrania. El centro es conocido por su atención integral de maternidad y se ha ganado cierta fama local como lugar de nacimiento de quintillizas.

Pero, justo después de que Chebotar dio a luz a su bebé, sonó una alarma de ataque aéreo sobre la ciudad, que sigue siendo un objetivo habitual de los ataques rusos con misiles y drones. Utilizando una incubadora móvil, el equipo médico trasladó rápidamente a la bebé recién nacida y a sus padres, aterrorizados, al refugio antiaéreo subterráneo del hospital junto con otros pacientes.

Las incubadoras transportables cuentan con ventilación pulmonar artificial y fueron proporcionadas por UNFPAla agencia de salud sexual y reproductiva de la ONU, para ayudar a cerrar las brechas en suministros y servicios que enfrentan los hospitales en toda Ucrania provocadas por el conflicto en curso.

Aumento de las complicaciones del parto.

El Hospital de Maternidad No. 5 ha enfrentado dificultades sin precedentes en medio de la guerra en curso y realizó cambios rápidos e imprevistos para apoyar a las mujeres embarazadas y a las nuevas madres mientras enfrentan los desafíos de dar a luz en una zona de guerra.

El UNFPA apoya la atención de maternidad en primera línea en Ucrania, incluidas las incubadoras móviles.

El UNFPA apoya la atención de maternidad en primera línea en Ucrania, incluidas las incubadoras móviles.

La guerra ha provocado un aumento del 12 por ciento en las complicaciones del parto sólo en este hospital de maternidad, una estadística que pone de relieve el grave impacto del estrés y las perturbaciones en las mujeres embarazadas, en el contexto del aumento de los bombardeos en curso.

«Las mujeres embarazadas no sólo vienen aquí desde Odesa, sino también desde todo el sur, cerca de la línea del frente», dijo el Dr. Igor Shpak, un destacado obstetra del hospital. «El estrés y las perturbaciones provocadas por el conflicto han provocado un aumento de las tasas de cesáreas y partos prematuros».

Nuevos búnkeres subterráneos

Otra persona que se refugió en el búnker del hospital fue Radionova Alevtyna Viktorivna. La futura madre estaba esperando un reconocimiento médico cuando sonaron las sirenas antiaéreas.

La construcción de nuevos búnkeres subterráneos se ha convertido en una iniciativa fundamental para apoyar y proteger a las mujeres embarazadas. Radionova dijo que existe una necesidad creciente de espacios seguros y bien equipados donde las mujeres puedan continuar con sus embarazos de manera segura a pesar de las amenazas actuales.

El Hospital de Maternidad No. 5 recientemente construyó y reforzó su refugio antiaéreo. Estos búnkeres están diseñados para brindar seguridad y al mismo tiempo están equipados con las instalaciones médicas necesarias para garantizar que los servicios de atención médica puedan continuar ininterrumpidamente durante los ataques.

La sala de maternidad de un hospital de Kiev ha sido trasladada al sótano y está bajo fuego cruzado.  (archivo)

La sala de maternidad de un hospital de Kiev ha sido trasladada al sótano y está bajo fuego cruzado. (archivo)

Profundización de la crisis sanitaria

La situación en los hospitales de maternidad de Odesa refleja una crisis más amplia que afecta al sistema sanitario de Ucrania. Existe una necesidad urgente de apoyo continuo y atención global para mejorar las condiciones de atención materna en zonas de conflicto.

En los primeros seis meses del año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) verificado 160 ataques a instalaciones sanitarias en toda Ucrania. Esta destrucción ha dejado una brecha significativa en la atención materna y neonatal, ya que el 23 por ciento de las instalaciones no pueden brindar estos servicios esenciales.

La infraestructura energética en Odesa y en toda Ucrania sigue siendo objeto de repetidos ataques, lo que provoca importantes perturbaciones y un aumento de los costos de los servicios básicos.

Con las líneas eléctricas y las capacidades de generación dañadas, el precio de la electricidad y la calefacción ha aumentado considerablemente, lo que supone una carga financiera adicional para las familias que ya luchan en medio del conflicto.

Estos ataques no sólo afectan las condiciones de vida diaria, sino que también impiden que los hospitales brinden atención constante, ya que los cortes de energía interrumpen los equipos y servicios médicos críticos.

Una madre sostiene a su bebé recién nacido en un hospital de Kiev, Ucrania.  (archivo)

Una madre sostiene a su bebé recién nacido en un hospital de Kiev, Ucrania. (archivo)

El costo humano

Los constantes bombardeos han tenido graves consecuencias para la salud mental de sus residentes, incluidas las mujeres embarazadas. Los informes indican un aumento de los nacimientos prematuros y tasas más altas de cesáreas en todo el país, lo que está directamente relacionado con los mayores niveles de estrés que experimentan las mujeres embarazadas.

La tensión psicológica exacerba las ya difíciles condiciones en las que estas mujeres gestan y dan a luz a sus bebés. Las tasas de lactancia materna durante los primeros seis meses también han disminuido debido a limitaciones financieras e instalaciones inadecuadas, lo que ha aumentado la morbilidad de los recién nacidos y ha creado una necesidad de leche materna en los hospitales.

Con la guerra en curso y la necesidad de reconstruir, los esfuerzos del gobierno están al límite y los sistemas de servicios sociales y de salud esenciales se están debilitando.

La agencia de salud sexual y reproductiva de las Naciones Unidas, UNFPA, está trabajando para llenar vacíos críticos, particularmente en salud y derechos sexuales y reproductivos (áreas que son cruciales para el bienestar de las mujeres y los recién nacidos), proporcionando suministros médicos, equipos y servicios de apoyo. El apoyo es vital para que las mujeres de Odesa reciban la atención necesaria para afrontar con seguridad el embarazo y el parto.

Los recién nacidos son atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos Infantiles del Centro Perinatal Regional de Kiev, Ucrania.  (archivo)

© UNICEF/Oleksandr Ratushniak

Los recién nacidos son atendidos en la Unidad de Cuidados Intensivos Infantiles del Centro Perinatal Regional de Kiev, Ucrania. (archivo)

Apoyo al Hospital Materno N°5

Desde 2022, el UNFPA ha proporcionado más de 68.000 dólares en asistencia, incluso para incubadoras móviles y medicamentos.

El obstetra Dr. Shpak destacó el papel fundamental de la ayuda exterior.

«Sin este apoyo, no tendríamos los suministros esenciales que necesitamos, como incubadoras móviles para trasladar a bebés prematuros durante emergencias», afirmó.

«Necesitamos que el mundo vea lo que está pasando aquí», subrayó el Dr. Shpak. «Nuestras madres y bebés merecen algo mejor y continuaremos brindando estos servicios esenciales».

Obtenga más información sobre cómo el UNFPA está ayudando en Ucrania aquí.



Source link

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección