InicioReligiónTrieste, La Manna: El Papa invitará a los migrantes a tener esperanza

Trieste, La Manna: El Papa invitará a los migrantes a tener esperanza

-

Comunicado de www.vaticannews.va —

El director de Cáritas diocesana habla antes de la llegada de Francisco el domingo 7 de julio a la capital de Friuli-Venecia Julia para la clausura de la 50ª Semana Social de los Católicos en Italia, en la que también se reunirá con un grupo de inmigrantes antes de la misa: hacia ellos pagamos un clima cultural que ha creado miedo y rechazo, pero los que llegan deben ser acogidos con dignidad.

Adriana Masotti – Ciudad del Vaticano

«Vidas abandonadas»: este es el título del segundo informe sobre la situación y las necesidades de los inmigrantes que llegan a Trieste procedentes de la ruta de los Balcanes, presentado recientemente en el Circolo della Stampa. El informe, realizado por la Red de Solidaridad de Trieste formada por Comunità di San Martino al Campo ODV, Diaconia Valdese, DonK – Medicina Humanitaria ODV, ICS – Ufficio Rifugiati Onlus, International Rescue Committee Italia, Linea d’Ombra ODV, contiene un análisis preciso de las llegadas de migrantes a la ciudad durante 2023 y algunas referencias a los primeros meses de 2024: nacionalidad, unidades familiares, menores extranjeros no acompañados, destino del viaje, número de solicitudes de asilo y traslados realizados, distribución de la ayuda, condiciones sanitarias e intervenciones sanitarias llevadas a cabo. El informe se cierra con recomendaciones precisas dirigidas a las distintas instituciones competentes con la indicación de las intervenciones que se necesitan urgentemente para garantizar el cumplimiento de la normativa vigente y la protección de los derechos humanos fundamentales.

Portada del Informe "Vidas abandonadas" presentado hace unos días en Trieste.

Portada del Informe "Vidas abandonadas" presentado hace unos días en Trieste.

Portada del Informe «Vidas abandonadas» presentado hace unos días en Trieste.

Más llegadas en 2023 que en el año anterior

Algunas cifras: más de 40 migrantes llegaron cada día a Trieste, primer lugar de desembarco seguro tras huir de persecuciones, guerras y situaciones violentas en sus países, con un aumento de más del 20% respecto a 2022. Estas no son las cifras de desembarcos en las costas italianas, pero el flujo es ininterrumpido. En 2023 hubo 16.052 entradas por la ruta de los Balcanes, el año anterior fueron 13.127. Poco influye el restablecimiento de los controles en la frontera italo-eslovena decidido el 21 de octubre de 2023 con la suspensión del acuerdo de Schengen en la frontera eslovena debido al riesgo de infiltración terrorista.

El desalojo de Silos

La gran mayoría de los migrantes son hombres, pero también hay mujeres, menores no acompañados y familias enteras. Proceden de Afganistán, Pakistán, Turquía, Siria y Bangladesh. El número de camas y plazas de acogida puestas a disposición de los migrantes que llegan es muy inferior a las necesidades, hasta el punto de que se eligieron «los Silos», un gran almacén abandonado en estado ruinoso, no lejos de la estación de ferrocarril, como refugio temporal, pero que podría durar unos meses. Los 160 inmigrantes alojados allí hasta esa fecha fueron trasladados a diversos lugares de otras regiones, como Lombardía y Cerdeña. Pero los recién llegados a Trieste siguen buscando soluciones improvisadas. Durante 2023, los solicitantes de asilo obligados a vivir en la calle oscilaron entre 100 y un máximo de 500.

El Papa se reunirá el domingo con un grupo de migrantes

El domingo 7 de julio, el Papa Francisco estará en Trieste para la clausura de la 50ª Semana Social de los Católicos en Italia, en curso desde el miércoles anterior. Será una visita breve, pero habrá espacio en el programa para un encuentro con un grupo de migrantes antes de trasladarse del Centro de Congresos a la plaza Unità d’Italia para la misa. El Padre Giovanni La Manna, jesuita, es director de Cáritas Trieste desde el pasado mes de octubre. Tiene una larga experiencia de trabajo junto a refugiados y solicitantes de asilo. En Radio Vaticano – Vatican News describe la situación actual en la ciudad con respecto a los migrantes, el trabajo realizado por Cáritas y sus expectativas para el encuentro con el Papa Francisco:

Padre La Manna, el Papa sólo se detendrá medio día en Trieste, pero encontrará tiempo para reunirse con un grupo de emigrantes presentes en la ciudad. Sabemos que la ciudad de Trieste está implicada en el fenómeno de la inmigración por lo que respecta a los flujos procedentes de la ruta de los Balcanes. El informe presentado hace unos días muestra que las llegadas son continuas y que el sistema de acogida es crítico. ¿Quiere darnos una imagen de la situación?

Sí, empezaría por la situación nacional, en la que Italia siempre ha tenido dificultades para gobernar el fenómeno migratorio, hasta el punto de que siempre se habla de emergencia. Trieste es la puerta de entrada a Italia, a Europa en lo que se refiere a las personas que viajan por la ruta de los Balcanes, y también aquí ha habido una lucha, hasta el punto de que se han producido situaciones indignas en las que las personas han tenido que buscarse alojamiento en lugares verdaderamente indignos, como Silos -que, gracias a Dios, se ha cerrado-, y ahora estamos intentando dar respuestas en tiempo real a las personas que llegan y ofrecerles una acogida. Precisamente por eso, la Cáritas diocesana de Trieste abrió hace un año una residencia para acoger a las personas que llegan. Tenemos que ser buenos en esto, es decir, en acoger a los que acaban de llegar y en poner en marcha una rotación, porque todo el mundo, al quedarse en Trieste, crea una carga que la ciudad se esfuerza por soportar. Así que con traslados a otras partes de la península las cosas pueden funcionar y estamos hablando de números que permiten este reparto.

Los traslados son necesarios porque antes hablaba de un dormitorio, pero las plazas siempre son escasas, tanto las que se pueden ofrecer como las que la administración puede poner a disposición…

Sí, las plazas siempre son menos que el número de personas, pero si se mantiene un buen índice de rotación -igual que Lampedusa acoge a gente pero no todos pueden quedarse en la isla- las cosas pueden funcionar. Lo importante es no dejar a nadie en la calle, así que interceptar a las personas que llegan, acogerlas en lugares dignos y ocuparse en poco tiempo de trasladarlas a otras zonas donde haya menos presión.

¿Cuáles son las principales necesidades de las personas que llegan a la ciudad?

Hay que tener en cuenta que no todos los que llegan a Trieste tienen intención de quedarse aquí. Lo que necesitan después de haber recorrido un camino agotador, después de haber sufrido también la violencia, es un lugar digno que les acoja, alguien que cuide de su salud y les explique cuáles son sus derechos para que puedan solicitar asilo político o les dé la información que necesitan para elegir su camino.

¿Puede describir las condiciones en que llegan a Trieste estos inmigrantes o solicitantes de asilo?

Las condiciones físicas en las que llega una persona que ha recorrido kilómetros, la mayoría a pie, son fáciles de imaginar. Muchas personas son detenidas por las distintas policías en las fronteras y también son objeto de violencia física. Les despojan de sus zapatos, llevan marcas de quemaduras. Hay todo un sistema que les presiona para disuadirles de viajar.

Jóvenes inmigrantes de Trieste reciben artículos de primera necesidad de Linea d'Ombra, una de las asociaciones de voluntarios que operan en la ciudad.

Jóvenes inmigrantes de Trieste reciben artículos de primera necesidad de Linea d'Ombra, una de las asociaciones de voluntarios que operan en la ciudad.

Jóvenes inmigrantes de Trieste reciben artículos de primera necesidad de Linea d’Ombra, una de las asociaciones de voluntarios que operan en la ciudad.

¿Cuál es la actitud de la ciudadanía hacia estas personas? Me parece que, aunque ciertamente hay cierta hostilidad en todas partes, el sentido humano de la solidaridad también está bien presente en Trieste, además del compromiso de Cáritas…

Sí, experimentamos el compromiso y la sensibilidad de la ciudad de Trieste cuando nuestro obispo pidió abrir esta residencia. Más de 100 personas trabajaron como voluntarias en estas instalaciones. La ciudad no es insensible, pero también pagamos un clima cultural que ha creado miedo, rechazo. Por eso hay que sensibilizar con un lenguaje adecuado y sobre todo favorecer el encuentro con los inmigrantes para descubrir que son personas como nosotros, que no son una amenaza. Hablo de la residencia, pero hay muchas otras organizaciones de voluntarios, escuelas italianas, centros de día, etc. Aquí en Trieste hay un mundo que trabaja en favor de estas personas. Y nosotros también estamos llamados a adoptar una actitud constructiva, no de confrontación o protagonismo sobre la piel de las personas, sino siempre centrada en su bien. Esto es lo que llevó al cierre de Silos y lo que permite ahora hacer el esfuerzo de acogida y traslado.

Recuerdo que los obispos de la región de Friuli-Venecia Julia recomendaban en una carta mantener esa identidad hecha de acogida que es propia de sus comunidades, porque ésta ha sido siempre una zona de encrucijadas, de encuentros entre pueblos diferentes. Los obispos la habían escrito con motivo de la suspensión del Tratado de Schengen en la frontera con Eslovenia.

Recordar nuestra historia debe ayudarnos a comprender la situación de estas personas. Trieste acogió a los refugiados de Istria, por lo que es una ciudad que ha mostrado acogida a personas que lo habían perdido todo. Los italianos hemos sido emigrantes y a la luz de esta experiencia deberíamos tener una mayor sensibilidad. Los problemas de nuestro país no son los emigrantes; al contrario, para algunos problemas como la disminución de nuestra población, de nuestra mano de obra, su presencia podría ser una ayuda válida cuando no les hacemos la vida imposible, sino que los acogemos de forma planificada y les permitimos volver a ponerse en pie, ser una fuerza positiva en nuestro contexto.

Padre La Manna, usted tiene una larga experiencia con migrantes. Durante años dirigió el Centro Astalli de los jesuitas en Roma. ¿Qué es lo nuevo, lo diferente, que experimenta ahora con los migrantes que no llegan cruzando el Mediterráneo, sino tras un largo viaje por tierra?

Después de once años en el Centro Astalli, sentí gratitud por haber estado en la escuela de los emigrantes, de las personas con dificultades, de los pobres. Ahora, en Trieste, el contexto es diferente, las cifras son distintas. Una primera impresión para mí fue darme cuenta de esta diversidad. Roma es mucho más numerosa. Trieste es una ciudad en la que no hay dificultades económicas, por lo que resulta chocante lo difícil que es orientarse hacia proyectos y ser acogedor. Los esfuerzos son posibles, ver que fue posible cerrar Silos -repito un lugar indigno- y que fue posible encontrar alternativas, nos hace darnos cuenta de que este es el camino. La gente es la misma, la gente es la que llega a Lampedusa y la gente es la que llega por la ruta de los Balcanes. Lo que me hace feliz es haber vuelto a la escuela de las personas en dificultad, de los migrantes, con un contexto diferente que permite proyectar la acogida. El reto es crecer cada vez más en esta acogida. Las nacionalidades también cambian, pero vuelvo a encontrar amigos afganos, vuelvo a encontrar pakistaníes, vuelvo a encontrar personas cuya historia y trayectoria comparto desde hace años.

¿Quiénes serán los emigrantes que se reunirán con Francisco el domingo 7 de julio en el Centro de Congresos? ¿Hay algo que espere de este encuentro?

Seguramente será un momento que pueda dar una esperanza concreta a estas personas con historias diferentes, con orígenes diferentes. Habrá gente que acaba de llegar, gente que ha pasado por un viaje aquí en Trieste. Habrá solteros, mujeres con hijos y también familias.

Se publicó primero como Trieste, La Manna: El Papa invitará a los migrantes a tener esperanza

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección