InicioReligiónUcrania, la voluntaria Olena: Hacemos de todo para que gane la vida

Ucrania, la voluntaria Olena: Hacemos de todo para que gane la vida

-

Comunicado de www.vaticannews.va — cq5dam.thumbnail.cropped.750.422 Ucrania, la voluntaria Olena: Hacemos de todo para que gane la vida

Una joven de Kherson relata su decisión y la de muchos de sus compatriotas de dedicarse a ayudar a los soldados en el frente en estos tiempos de guerra. El voluntariado es un fenómeno relativamente nuevo para los ucranianos, que se ha desarrollado especialmente en los dos últimos años. «Es una forma de dar las gracias a nuestros militares que están liberando nuestro país».

Svitlana Dukhovych – Ciudad del Vaticano

«Cuando me desperté aquella mañana del 24 de febrero de 2022 y empecé a ver las noticias, me enteré de que mi ciudad natal, Nova Kajovka, en el sur de la región de Kherson, donde nací y viví durante veinticinco años, había sido ocupada por los rusos». Así comienza el relato de Olena Kulyhina, una joven ucraniana que en el momento de la invasión se encontraba en Lviv, al oeste del país, donde daba clases en la Universidad Católica. Su madre, su abuela de 85 años y su hermano, así como muchos amigos de la infancia, se encontraron, en cambio, bajo la ocupación. Esta constatación -recuerda- fue tan paralizante que no podía pensar en otra cosa. Tenía que hacer algo útil para reducir mi ansiedad ayudando a nuestro país en esta lucha». Este impulso inicial llevó a la joven a probar distintas formas de ser útil: desde difundir las noticias, organizar botiquines para los soldados o enviar medicinas a los civiles de los territorios ocupados por Rusia, hasta lo que la ocupa hoy, proporcionar medicinas y material médico al personal sanitario que atiende a los soldados heridos en el frente. «Esta – explica – es mi forma de decir ‘gracias’ a nuestros soldados que están liberando nuestro país. Nos ayudan a mí y a mi familia a volver a casa, y yo intento ayudar a los soldados heridos a curarse, para que puedan recuperarse lo antes posible».

El fenómeno del voluntariado en Ucrania

Olena Kulyhina es una de los muchos ucranianos que prestan servicio voluntario, un fenómeno relativamente nuevo en Ucrania para el que ni siquiera existía una palabra en la época soviética. El Estado soviético había abandonado los principios de solidaridad cívica para introducir el principio de protección social comunista, según el cual cualquier necesitado, discapacitado o incapaz de trabajar -adulto o niño- sólo podía contar con la ayuda del Estado. El voluntariado ha resurgido en Ucrania desde los primeros años de la independencia. La Revolución de la Dignidad, a finales de 2013 y principios de 2014, supuso un importante impulso para la activación del movimiento voluntario: ciudadanos, comunidades y asociaciones proporcionaron alimentos, ropa y fondos a los voluntarios que entregaron y compraron todo lo necesario para los manifestantes del Maidan. Este movimiento siguió desarrollándose durante la guerra en el este del país, que comenzó más tarde. El posterior crecimiento del voluntariado en el país estuvo asociado al comienzo de la invasión rusa a gran escala. En febrero-abril de 2022, cientos de miles de ucranianos, incluso aquellos tradicionalmente alejados del voluntariado, comenzaron a ayudar a las Fuerzas Armadas y a sus conciudadanos en la organización de la resistencia a la agresión rusa. En la fase inicial de la guerra, los voluntarios organizaron diversos tipos de ayuda a las víctimas, evacuaron y alojaron a millones de desplazados internos, etc. Según datos de «Iniciativas Democráticas», un centro ucraniano de investigación sociológica, alrededor del 61% de los ucranianos participaban en actividades voluntarias de una u otra forma. En la actualidad, las organizaciones de voluntarios compensan, en gran medida, la incapacidad del Estado para prestar asistencia médica completa a los heridos y apoyo material y psicológico a los desplazados. Es la encuesta del Centro Ucraniano de Estudios Económicos y Políticos «Razumkov», publicada en octubre de 2023, la que muestra el nivel de confianza de los ciudadanos ucranianos en diversas instituciones estatales y organizaciones de la sociedad civil: las Fuerzas Armadas de Ucrania ocupan el primer lugar (93%), mientras que las organizaciones de voluntariado ocupan el tercer lugar (84%).

El comienzo de la trayectoria

Para Olena, el primer acercamiento al voluntariado se había producido en 2016 cuando, en colaboración con monseñor Jan Sobilo, obispo auxiliar de la diócesis latina de Kharkiv-Zaporizhzhia, había participado en el proyecto «Papa por Ucrania». Muchas de las personas con las que había trabajado entonces fueron al frente inmediatamente después de la invasión, muchas otras acudieron más tarde para sustituirlas. «Casi siempre, detrás de cada soldado – explica Olena – hay una persona que, al apoyarle, comienza el voluntariado. Pueden ser sus familiares o compañeros de trabajo, o, por ejemplo, personas como mis estudiantes universitarios que, en los primeros días de la guerra, estaban muy confusos y acudían como voluntarios donde podían: algunos acogían a los evacuados en la estación de tren de Lviv, otros recogían comida y ropa en las aulas universitarias, tejían redes de camuflaje, etc.». Olena describe «toda una categoría de voluntarias» que son las esposas, madres o hermanas de soldados que a menudo se reúnen, incluso en las parroquias, hacen algún trabajo manual (por ejemplo, tejer calcetines o redes de camuflaje para los soldados) y, al mismo tiempo, rezan y se apoyan mutuamente. Hay quienes cosen ropa adecuada para los heridos, visitan a los soldados en los hospitales, les preparan comida o les proporcionan medicinas. «Hay mucha gente corriente en Ucrania – continúa la joven – que no tiene experiencia de voluntariado, que trabaja, cría hijos y que, al mismo tiempo, busca una oportunidad para ser útil. También los niños suelen hacer dibujos y enviarlos a nuestros soldados en el frente junto con otros regalos que recogen sus padres. Esto también es un gran apoyo, porque cuando visité los hospitales cercanos al frente, vi que hay paredes enteras con los dibujos de los niños, y esto es importante para los soldados porque así entienden que sus hijos y los hijos de otros se acuerdan de ellos y les esperan en casa».

Suministro de medicamentos

Olena Kulyhina realiza su trabajo voluntario junto a una amiga con la que, al principio de la guerra, solía enviar medicinas a los civiles de los territorios ocupados de la región de Kherson, donde se habían quedado los miembros de su familia que consiguieron escapar siete meses después del inicio del conflicto. Ahora las dos mujeres ayudan a los médicos militares. «Estudiamos las listas de medicamentos que necesitan para salvar la vida de la gente – explica la voluntaria – y en estos casi dos años, ya tenemos listas permanentes que se repiten en un 90%. Luego buscamos fondos o socios que puedan comprar los medicamentos en el extranjero y enviárnoslos, o comprarlos en Ucrania y luego enviarlos aún más rápido. Lo que buscamos son equipamientos de protección personal, es decir, la llamada medicina táctica para primeros auxilios tras una lesión, cuando es necesario detener una hemorragia y salvar la vida de una persona en la fase prehospitalaria, es decir, antes de que el herido ingrese en el hospital para recibir el tratamiento más profesional. Tenemos unos ciento cincuenta médicos trabajando en las regiones del sur y el este de Ucrania a los que ayudamos constantemente». Las dos voluntarias cuentan con el apoyo de una gran comunidad de personas. No sólo vienen de Ucrania, sino también de Polonia, Alemania, Italia, España y Estados Unidos. «Para estas personas nos hemos convertido en un punto de referencia, en sus representantes en primera línea, – explica Olena – porque cuando les enseño fotos de gente que recibe la ayuda que han enviado desde sus ciudades y países, entonces se crea una sinergia en la que cada uno pone de su parte».

«…que gane la vida»

A pesar de todos los horrores de la guerra, los jóvenes ucranianos se enamoran y forman una familia. Olena también se ha casado recientemente, su marido, al igual que su hermano, está luchando en el frente. «Por supuesto que es duro para cualquier familia dividida por la guerra, – admite – es muy duro para las familias en las que las mujeres con hijos se ven obligadas a marcharse al extranjero, mientras que los hombres han ido al frente. Para los hombres, a menudo es más seguro saber que la familia, especialmente los niños, está a salvo, pero físicamente es muy difícil estar a gran distancia, no verse a menudo. Algunas mujeres valientes, si no tienen hijos demasiado pequeños, van al frente para pasar algún tiempo con sus amados». En efecto, para los chicos y chicas del frente es muy importante contar con este apoyo, saber que su familia está con ellos. Para los que están en la retaguardia o incluso en el extranjero, es realmente un gran reto, sobre todo cuando no hay conexión ni comunicación. «Mi familia sólo tiene un mes y medio», cuenta la voluntaria. «Nos casamos la última semana de 2023, tomamos esta decisión dándonos cuenta de que no teníamos que esperar más, porque esta es nuestra vida, la estamos viviendo ahora. Al principio de la guerra, pensábamos que sería una guerra corta, que reuniríamos todas nuestras fuerzas, todos nuestros recursos, y con la ayuda de la comunidad internacional, creíamos que quizá en seis meses, un año, todos volveríamos a casa y seguiríamos viviendo como antes. Pero ahora, al final del segundo año de guerra, vemos el tiempo de una manera completamente distinta, cada día que vivimos, y cada día es importante. En el último año, ha habido muchas pérdidas entre los que conocí en el frente, médicos que conocía, amigos, familiares de mis amigos, todos los cuales dieron su vida por nosotros. Y cuando veo estas noticias, me doy cuenta de que no sabemos cuánto tiempo más tendremos que afrontar este calvario. Por eso, cada decisión que tomamos, incluida la de casarnos, es una señal de que la vida triunfa sobre la muerte en nuestros corazones, en nuestra fe, en nuestros planes, y de que cada uno de nosotros está haciendo todo lo que puede para asegurarse de que esta vida gane».

Se publicó primero como Ucrania, la voluntaria Olena: Hacemos de todo para que gane la vida

1 COMENTARIO

Deja un comentario

- Publicidad -spot_img

Selección